La levadura y los biocarburantes

La levure et les biocarburantsLos biocarburantes son fuentes de energía producidas a partir de plantas cultivadas. Imaginadas para responder a los problemas ambientales y económicos que generan las energías fósiles, suscitan un interés creciente de parte de los investigadores desde los años setenta. Fue en esa época que Brasil contempló el desarrollo de nuevas fuentes de energía sostenible en su propio territorio hasta convertirse hoy en día en el primer productor mundial de alcohol carburante, en la misma posición que los Estados Unidos.
 
En este momento, los motores clásicos de nuestros coches funcionan con un 90% de gasolina, y solo un 10% de alcohol. Sin embargo, no es imposible que nuestros coches funcionen únicamente con alcohol en un futuro cercano. ¡La primera prueba con resultados concluyentes data de 1860!
 
¿Y qué tiene que ver la levadura en todo esto?
Una fábrica microscópica
Una fábrica microscópica

La levadura es una verdadera fábrica pequeña con la capacidad de transformar los azúcares de las plantas en carburante. Explicación.

La levadura es una verdadera fábrica pequeña con la capacidad de transformar los azúcares de las plantas en carburante. La magia se opera durante un proceso anaeróbico (ausencia de aire) llamado fermentación. Bajo la acción de las enzimas de la levadura, los azúcares (particularmente la glucosa) contenidos en la celulosa o el almidón se transforman en etanol.

 

Los retos de la investigación
Los retos de la investigación

La aplicación de la levadura para los biocarburantes alcanza hoy en día una nueva etapa con el proyecto Futurol. Si desea saber más…

El objetivo de este proyecto es producir etanol de segunda generación a escala industrial. Los biocarburantes de primera generación se obtenían a partir de elementos naturales de origen alimentario, las plantas amiláceas (semillas, cereales, patatas, mandioca, …) y las plantas azucareras (remolacha, caña de azúcar). Los de la segunda generación se obtendrán a partir de recursos más diversificados, para ir a buscar la celulosa presente en las fibras vegetales que no están destinadas a la alimentación humana, como es la madera, las partes no comestibles de las plantas (tallos, hojas...) o incluso residuos de origen vegetal.

El reto actual de la investigación es doble: aumentar la resistencia de la levadura al alcohol y lograr aumentar la capacidad de asimilación de la levadura a otros tipos de azúcares distintas de la glucosa, como son las pentosas. Estas pentosas están presentes en las fibras vegetales hasta en un 30% (para un 70% de glucosa).

Enfrentar este reto permitirá, en el marco de desarrollo sostenible, ampliar las fuentes disponibles de energías renovables. Podremos entonces proponer una alternativa más importante que las energías fósiles, particularmente en el sector transporte, y reducir significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero.